seguridad privada

Cursos de vigilantes de seguridad

La rama de la seguridad es una muy amplia donde existen una gran cantidad de cursos que se pueden realizar para formarse a nivel profesional en el área. Es una excelente alternativa para obtener empleo rápidamente, si no se tiene uno, o si siempre ha estado interesado en la seguridad como parte de su desempeño laboral.seguridad privada

Tipos de cursos de Vigilante de seguridad

En el mundo de la seguridad, existen numerosos cursos, unos más generales y otros más especializados o de áreas específicas para trabajar. Entre los cursos que dictan las distintas academias en España como por ejemplo el CEPS, el FIF, el CEFAYR, entre otros, los más básicos suelen ser el de aspirantes a vigilantes de seguridad, así como también  aspirantes a escoltas privados, siendo estos los correspondientes a un nivel más general o base. Pueden bien constituir en el comienzo de una carrera en la rama de la seguridad y escolta privado o bien llevarse a cabo con el objetivo de obtener un empleo, como se estableció anteriormente.

Contenido de los cursos de seguridad.

En general estos cursos suelen tener un contenido dividido en áreas donde la principal es la jurídica, en la cual ven materias de derecho constitucional, penal, procesal penal, administrativo y laboral. Un área socio-profesional, técnico profesional y el área instrumental la cual es sumamente importante porque en esta se aprenden técnicas de primeros auxilios, protección contra incendios, medios de detección, defensa personal, armamento, práctica de tiro y sistemas de comunicación. Siendo elementos muy destacados que debe manejar un profesional en seguridad y que mediante este tipo de cursos será capaz de realizar para cumplir sus labores con eficiencia y eficacia.seguridad privada

No obstante, se debe cumplir con ciertos requisitos para ser un buen candidato para este tipo de oficios, ya que es muy importante estar preparados para enfrentar las distintas situaciones a las que se está expuesto en esta clase de trabajo. Generalmente la condición física debe ser lo más excelente posible, tener habilidades en defensa personal y, si es posible, tener cierto conocimiento previo sobre el armamento y el uso del mismo. Unido a ello, es importante también tener ciertas habilidades psíquicas como ser capaz de trabajar bajo presión y mantener la calma, además de tener un instinto protector nato y de defensa de las víctimas.

También es relevante el poseer una capacidad de concentración, de observación y una cualidad intuitiva que también destaque. Por último y no menos importante, es el no poseer antecedentes penales. Igualmente hay que tener en cuenta que se debe haber completado la educación secundaria y tener nacionalidad de alguno de los estados miembros de la UE.

 

 

 

Leave a Reply